La Menopausia Y La Glándula Tiroides

 

La glándula tiroides,  que está situada en la parte central del cuello, produce hormonas que regulan la manera en que nuestro organismo utiliza la energía. También tiene una función importante regulando el peso, la temperatura corporal, la fuerza muscular e incluso el estado de ánimo. Esta glándula a su vez está regulada por la hormona TSH u Hormona Estimulante de la Tiroides, por sus siglas en inglés

La TSH es producida en el cerebro por una glándula llamada pituitaria o hipófisis. Cuando los niveles de tiroides están bajos en el organismo, la glándula pituitaria produce más TSH. Y cuando los niveles de tiroides están altos, la glándula pituitaria produce menos TSH. Si los niveles de TSH están demasiado altos o bajos, esto podría indicar que la tiroides no está funcionando bien.

Entre los principales síntomas de deficiente funcionamiento de la tiroides encontramos el frio, la depresión, la falta de energía, la disminución del deseo sexual y obesidad. Precisamente estos son síntomas de perimenopausia

Debido a que muchos de los síntomas de perimenopausia, el periodo de transición a la menopausia, y el hipotiroidismo son similares, la  Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, (AACE), está preocupada porque muchas mujeres pueden estar siendo tratadas para síntomas perimenopáusicos, cuando en realidad pueden tener hipotiroidismo no diagnosticado.

Existen varias razones por las cuales los síntomas de hipotiroidismo podrían identificarse como síntomas de menopausia:

  • La perimenopausia y el hipotiroidismo ocurren frecuentemente en mujeres de rangos de edades muy similares:
    • La perimenopausia podría comenzar tan temprano como a los 35 o 40 años; los síntomas pueden durar hasta la menopausia a los 45-50 años
    • El hipotiroidismo afecta al 12% de mujeres entre 35 a 65 años de edad, y al 20% de mujeres mayores de 65 años
  • Los síntomas del hipotiroidismo podrían volverse más pronunciados debido a los cambios hormonales que ocurren durante la perimenopausia

En comparación con los hombres, las mujeres son considerablemente más propensas a tener problemas de la tiroides. Y debido a que el riesgo de desarrollar enfermedad tiroidal incrementa con la edad avanzada, las mujeres de la tercera edad tienen un riesgo particularmente elevado de tales trastornos. La mayoría de mujeres post-menopáusicas con trastornos de tiroides no tendrán síntomas o serán muy leves y padecerán una condición conocida como enfermedad tiroidal subclínica. La mayoría de estas mujeres tendrán una condición tiroidal poco activa (hipotiroidismo).

Algunos investigadores creen que el hipotiroidismo, particularmente cuando es subclínico no está impactando drásticamente en la calidad de vida de una mujer y debería ser cuidadosamente monitoreado, pero no necesariamente tratado.

Por otra parte, existen quienes creen que no tratar el hipotiroidismo subclínico incrementa el riesgo de una mujer de tener varias complicaciones serias, incrementado el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular Esta comprobado que el hipotiroidismo subclínico es en realidad un fuerte indicio de riesgo de aterosclerosis e infarto al miocardio en mujeres de la tercera edad.

A nuestras pacientes, les recomendamos los siguientes micronutrientes que hacen mucho bien a la tiroides

  • La Coenzima-Q10, poderoso antioxidante que  retrasa y revierte el proceso de envejecimiento
  • La Lisina, la arginina, el ginkgo biloba y melatonina que disminuyen el cortisol.
  • Los Fitoestrógenos procedentes de lignanos, semillas de lino que regulan la relación estrógeno/progesterona.
  • La Melatonina que regula los niveles de estrógenos.
  • Vitaminas D (especialmente en su forma D3), B12 y E pues suelen estar disminuidas en hipotoroidismo.
  • Los Minerales como Selenio, Yodo, Zinc, Hierro y Cobre que afectan a la función tiroidea.

Sin embargo, antes de tomar estos suplementos, es necesario consultar con el Endocrinólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *