Déficit de Vitamina D por Cuarentena

La reclusión por varias semanas en nuestras casas debido a la pandemia del Covid-19, puede ocasionar deficiencia de vitamina D, en buena parte de la población colombiana (más de la que ya hay), pues no obstante no vamos a recibir los rayos solares durante el tiempo diario requerido para absorberla, sino que nuestra alimentación con alimentos que la contengan puede no ser suficiente. De hecho, entre el 80% y el 90% de la vitamina D la absorbemos directamente del sol y los rayos solares adquiridos a través de ventanas no producen vitamina D.

Antes de la pandemia del COVID19, ya se había detectado que muy buena parte de nuestra la población, especialmente aquella que habita en lugares con poco sol, tiene marcada deficiencia de vitamina D especialmente en mujeres postmenopáusicas y adultos mayores de 60 años.

Varios endocrinólogos coincidimos en que el déficit de vitamina D actualmente es muy frecuente  no solo a nivel mundial sino en Colombia, siendo lo recomendable una concentración sérica de 30-50 ng/mL. Hay estudios que demuestran que el 88% de la población tiene concentraciones inferiores a 30 ng/mL, un 37% valores que no superan los 20 ng/mL y hasta un 7% niveles medios por debajo de los 10 ng/mL.

En personas mayores de 65 años se han descrito concentraciones de vitamina D3 por debajo de 20 ng/mL en más del 80% y  menores de 65 años, el déficit alcanza al 40% de la población.

Ahora, debido al aislamiento, debemos seguir una dieta adecuada e incluir fuentes ricas en vitamina D o tomar un suplementos de vitamina D3. Durante la cuarentena, la gran mayoría de personas que no disponen de espacios en los que puedan tomar el sol, van a ver reducidos los niveles de esta vitamina en el organismo. El consumo de pescados grasos como el salmón, el atún y las sardinas, son buenas fuentes de vitamina D. El hígado de res, el queso y la yema de huevo también aportan vitamina D, aunque en menores cantidades.

Además de su importancia fundamental para nuestro sistema óseo, su deficiencia se ha relacionado con condiciones como la depresión, hipotiroidismohipertensión arterialfibromialgia, diabetes, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, a un aumento del riesgo de la preeclampsia, a la resistencia a la insulina durante el embarazo y a degeneración macular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *