Micronutrientes y Diabetes Mellitus Tipo 2

Varios pacientes me han preguntado acerca de la importancia de algunos minerales y oligoelementos para el funcionamiento de nuestro organismo y en especial sobre su relación con la diabetes mellitus tipo 2

He considerado hacer mención especial a tres de estos micronutrientes: el zinc, el magnesio y el cobre.

El zinc es uno de los elementos traza más importantes en nuestro organismo y su deficiencia se asocia con una variedad de dolencias, incluidas la anorexia, las lesiones cutáneas y retraso en el desarrollo. El zinc fortalece el sistema inmune. Los estudios moleculares han demostrado que la deficiencia de zinc afecta los genes involucrados en múltiples funciones celulares.

También, varios estudios han demostrado que con  suplementos de zinc se reduce la glucosa en sangre y la resistencia a la insulina, y  se mejora la función de las células beta, que son las células del pancreas que producen la insulina.

Otro micronutriente muy importante es el magnesio, pues juega un papel esencial en el metabolismo de la glucosa, la producción de proteínas y la síntesis de ADN. Los resultados sugieren que una dieta rica en magnesio reduce el riesgo de enfermedad cardiaca en un 10%, en un 12% de accidente cerebrovascular y en un 26% de desarrollar una diabetes tipo 2.

Por último, quiero mencionar al cromo. La función principal del  cromo es mantener estables los niveles de glucosa en sangre, aunque también influye en el metabolismo de las grasas, ayudando a estabilizar los niveles de colesterol. Varios estudios demuestran la capacidad potencial del cromo para reducir el colesterol LDL o colesterol malo y aumentar el colesterol HDL o colesterol bueno.

El zinc se encuentra principalmente en carne roja, carne de cerdo magra, huevos, mariscos, cereales integrales y productos lácteos. También garbanzos y semillas de calabaza

El magnesio se encuentra en el trigo integral, el chocolate negro, la quinua, las espinacas, las almendras, el tofu y el aguacate entre otras.

El cobre en carnes, mariscos, huevos, especias, frutos secos, algunas frutas como limón y guayaba, té negro, entre otras.

Como muchas veces nuestra dieta no alcanza a suplir los requerimientos diarios de estos microelementos, a veces aconsejo tomar suplementos, eso sí de fabricantes reconocidos, y previo estudio de cada caso en particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *