Ojos “salidos” e Hipertiroidismo

Como ya hemos comentado en  artículos anteriores, la tiroides es una pequeña glándula, con forma de mariposa situada en la parte delantera del cuello y es fundamental para  producir las hormonas esenciales que regulan el metabolismo de  nuestro organismo

Actualmente cerca del 10% de la población podría padecer alguna alteración de la tiroides, siendo las mujeres las que presentan mayores complicaciones en la estructura y su funcionamiento.

Casi una quinta parte de las mujeres tienen anticuerpos tiroideos y con el paso del tiempo, desarrollarán alguna enfermedad tiroidea.

Una de la enfermedades es el Hipertiroidismo, donde el metabolismo sufre una aceleración por el exceso de hormonas y va causando alteraciones físicas notorias como el insomnio, la pérdida de peso, caída del pelo, anemia, párpado retraídos y ojos que tienden a salirse de su órbita.

Afección ocular de ojos saltones o “salidos”

Uno de los muchos problemas que puede causar el Hipertiroidismo, es una enfermedad ocular. Según los oftalmólogos, “uno de los mayores problemas es la notoria salida hacia afuera del ojo, dando la impresión de ojos salidos, en donde en algunos casos es posible la esclerótica o parte blanca de los ojos”.

El hipertiroidismo se convierte en la causa más frecuente de orbitopatía tiroideas, lo cual causa cambios oculares y perioculares asociados. Uno de cada seis pacientes con hipertiroidismo padece orbitopatía tiroidea, aproximadamente.   Cuando la enfermedad afecta a las órbitas, produce una inflamación visible de la grasa orbitaria y sus músculos que conlleva a empujar el ojo hacia el exterior.

Los primeros síntomas en los ojos de esta afectación son leves y pueden incluir resequedad, enrojecimiento, hinchazón de los párpados y dificultad para usar lentes de contacto.

En la noche, estos síntomas empeoran, pero también por factores como el aire acondicionado, la calefacción y el viento.

Se ha demostrado que la inflamación y el edema afectan la órbita, causan una retracción de los párpados, que se tensan y se ven más abiertos; por otro lado, la inflamación empuja los ojos hacia afuera, lo que termina por darles a las personas esa “mirada de susto” (exoftalmos), que es lo más característico.

Equilibrar la tiroides es lo primero

El tratamiento de esta afección ocular debe realizarse de forma multidisciplinaria, formando un equipo entre los  oftalmólogos y los endocrinologos. Para el control de esta enfermedad es fundamental la estabilización del hiper o hipotiroidismo por parte del endocrino. No obstante, la mejora del problema tiroideo no garantiza lo mismo en el ojo, que puede continuar su deterioro. En casos más graves se debe recurrir incluso a la cirugía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *